¿Cómo ahorrar en casa?

En nuestro camino para ahorrar en gastos innecesarias, nos topamos con los gastos en suministros de nuestra casa. Entre ellos, incluimos los gastos en agua, electricidad, calefacción, wifi o móvil, entre otros.

Por no incluir otros gastos mensuales que tenemos como televisión de pago y plataformas de series y películas bajo demanda, y otro tipo de suscripciones.

Ni que decir tiene que este tipo de gastos se deben reducir si realmente no nos aportan nada.

Reduce tus suscripciones

Si tienes contratado el fútbol todo el año, pero luego solo ves el Madrid-Barça y la final de la Champions, pues claramente no te compensa. Reúnete con amigos para verlo o vete a un bar y vive la emoción del partido.

Si tienes Netflix, HBO, Prime Video, Disney+, Sky y Movistar, sinceramente, no te da tiempo a verlo todo, aunque quieras. El problema que tenemos es que la serie que nos gusta está en un sitio, pero la película X está en otro, etc.

reduce tus suscripciones

Lo mejor que puedes hacer en ese caso es planificarte bien. Por ejemplo, si en marzo sale una serie que te gusta en HBO, espérate a marzo y suscríbete a esta plataforma solo en este mes. Aprovecha y ve todo lo que te gusta de HBO, y luego te quitas.

Debido a la facilidad de suscribirte y quitarte, puedes ir cambiando de una plataforma a otra según se vayan produciendo los estrenos de las series que te gustan.

Ni te imaginas los costes que te puedes ahorrar en este apartado. Porque ves 10 euros al mes como una cantidad insignificante. Pero si tienes 4 plataformas, 40 euros al mes son 480 euros al año. Casi nada.

Por ello, mi recomendación en este apartado es tener contratado solo una plataforma a la vez, y exprimirla al máximo antes de pasarte a otra.

Seguramente este sea uno de los gastos más fáciles de eliminar.

¿Cómo ahorrar en casa?

Veamos ahora cómo ahorrar en los suministros de nuestra casa.

Si habéis leído algunos artículos sobre cómo ahorrar en suministros, veréis que hay muchos trucos que podemos aplicar y que nos pueden ahorrar bastantes euros al cabo del año.

Entre ellos, bajar la potencia contratada de electricidad, utilizar la tarifa de discriminación horaria, apagar completamente los aparatos que no estemos usando, no poner la calefacción ni el aire acondicionado al máximo…

Son muchas las medidas que podemos aplicar, y que realmente surtirán efecto en nuestras facturas. Pero como eso ya lo habéis leído en otros sitios, no os molesto más. Seguid con esos trucos, que os van a ayudar de verdad.

Por ello vamos a ir un paso más allá. Vamos a meter la naturaleza en la ecuación.

La naturaleza es sabia, aprovéchate de su sabiduría

Si hay algo maravilloso en este mundo, esa es la naturaleza.

Las personas estamos de paso en este mundo, pero la naturaleza existió antes y seguirá existiendo cuando nosotros ya no estemos.

aprovéchate de la naturaleza

Por ello, lo mejor que podemos hacer es no hacer. Es decir, no molestar. Dejar que la naturaleza actúe y nosotros acoplarnos a ella.

Por desgracia, el mundo no funciona así. En lugar de ser nosotros los que nos acoplamos a la naturaleza, lo que hacemos es que la naturaleza se acople a nosotros. Vamos con algunos ejemplos.

Aprovecha las horas de luz

En gran parte de los países, los días suelen tener varias horas de día y varias horas de noche. Depende de la estación en la que nos encontremos, pero por ejemplo en España no hay épocas en las que solo tengamos tres o cuatro horas de luz como en países como Islandia.

El día más corto en España no tiene menos de 9 horas de luz, mientras que el día más largo suele ser algo más de 15 horas. O sea, que no hay tantas diferencias.

Lo que quiero decir con esto es que sea cual sea la estación del año, tenemos la suerte de poder tener bastantes horas de sol al día. Por ello, aprovechemos esas horas. Vivamos de día y durmamos de noche.

Nuestro cuerpo está hecho para vivir de día y para dormir de noche, pues esa es la rutina que han seguido los humanos en épocas pasadas. Y nuestro cuerpo está adaptado a ello.

La gente empieza a tener sueño cuando desaparece la luz y baja la temperatura. Necesitamos un poquito de frío para poder dormir bien. Y necesitamos estar a oscuras.

Por ello, para un mayor descanso y rendimiento, una vez llegada la noche utiliza la menor luz posible y duerme en esas horas. No te acuestes tarde y desaproveches las horas de luz de la mañana. Como he dicho antes, eres tú el que debe amoldarse a la naturaleza, porque estamos hechos para vivir así.

Y además de un mayor aporte vital podrás ahorrar bastante en luz. Si aprovechas todas las horas de sol que te da el día, tu consumo de luz bajará drásticamente.

Obviamente, en invierno no vas a dormir 13 o 14 horas porque haya menos horas de luz. Pero aprovecha todas las horas de sol que puedas.

Energías renovables, otra forma de aprovecharse de la naturaleza

Otra forma de aprovecharse de la naturaleza es utilizando sus recursos para nuestras necesidades.

La generación de energía siempre ha sido una de las principales preocupaciones en la historia de la humanidad. De hecho, el aumento en el consumo de energía es consecuencia directa del progreso del mundo.

Y gracias a la tecnología y la innovación, hemos descubierto formas de producir energía mediante recursos que encontramos en la naturaleza, como la luz del sol, el viento o la fuerza de las corrientes de agua.

Las energías renovables, además de ser beneficiosas para el medio ambiente, empiezan también a ser más económicas. No hay duda de ello.

utilizar energías renovables es una buena opción para ahorrar en suministros

Desde un punto de vista individual o familiar también podemos apoyar esta fuente de energía. Quizás no podamos hacer mucho para que se construyan nuevos parques eólicos, pero sí tenemos la opción de poder utilizar energía sostenible en nuestras casas.

¿Cómo? Instalando paneles solares.

Paneles solares en nuestra casa

Vivimos en un país con muchas horas del sol al año. Podemos generar nuestra propia energía instalando placas solares en nuestros tejados.

Esta tecnología ya es rentable para la mayoría de los casos. El precio de estos paneles y su instalación se ha ido reduciendo conforme a los años, y el ahorro en nuestra factura de electricidad es importante.

Se trata de una inversión a largo plazo, como todas las buenas inversiones. El coste de los paneles no es barato, pero si tenemos visión de largo plazo nos sale rentable.

Podremos amortizar el coste de los paneles en 10 años o menos, mientras que la vida útil de estos es de 20 a 25 años. Además, no precisan apenas de mantenimiento.

La mejor opción para tener paneles solares en hacerlo en régimen de conexión con la red eléctrica. Mejor que las instalaciones aisladas por varios motivos.

En primer lugar, porque podemos obtener una compensación por los excedentes que obtengamos de nuestros paneles.

Y en segundo lugar, porque si en algún momento nos quedamos tirados, siempre podremos acudir a la red eléctrica para suplir nuestra falta de energía. Además de ser más rentable, nos aporta seguridad.

Además, en la actualidad existen algunas subvenciones e incentivos fiscales que hacen que la inversión en los paneles sea aún más rentable si cabe.

Ahorrar en los suministros de nuestra casa no es complicado si nos organizamos bien, y tenemos una visión de más largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *