¿Cómo ahorrar tiempo y dinero en comida?

Una buena alimentación es uno de los pilares básicos que sustentan nuestro bienestar y desarrollo.

Por ello, a pesar de ser un gasto relevante de nuestro día a día, es importante no privarnos de comer bien por ahorrar unos euros.

Como ya sabes, hay muchos tipos de comida. Para un bienestar duradero a lo largo de nuestra vida, es imprescindible mantener una alimentación saludable desde que somos jóvenes. Eso nos aportará bienestar físico y mental, y nos hará más felices.

ahorrar tiempo y dinero en comida

Pero hay muchas cosas que no hacemos bien del todo respecto a la comida, y es principalmente por falta de planificación.

Ahorrar tiempo en la cocina

Ahorrar en comida es ahorrar tiempo en la cocina.

Muchas veces, cocinar nos quita mucho tiempo de nuestro día, sobre todo si nos gusta comer cosas variadas y elaboradas.

Si quieres hacer, por ejemplo, un arroz con pollo al curry, esos 30-40 minutos de cocina no te los quita nadie. Si a eso le añadimos otros 20-30 minutos para hacer la cena, estamos hablando de destinar una hora entera al día únicamente para hacernos la comida.

Por ese motivo, muchas personas abandonan y se conforman con comer comida de peor valor nutricional, a cambio de destinar menos tiempo en la cocina.

Pero existe la posibilidad de comer variado y rico cada día y ahorrar tiempo en la cocina a la vez.

Para ello, es necesario una planificación semanal de comidas, lo cual no solo te ahorrará tiempo en la cocina. También evitará que tengas que al supermercado por falta de ingredientes. Lo vemos a continuación.

Pasos para una buena planificación

Para ahorrar en comida, tan solo tienes que cumplir los siguientes pasos:

  1. Establecer un día en la semana para ir a comprar al supermercado.
  2. Hacer un plan semanal de comidas y cenas.
  3. Hacer una lista de la compra con los ingredientes que necesitas para hacer esas comidas. Revisa que no tengas ya en la despensa o en el frigo alguno de esos ingredientes.
  4. Hacer la compra: comprar únicamente los ingredientes de la lista. Así evitamos tentaciones innecesarias que suponen mayor gasto y que normalmente son productos de bajo aporte nutricional.

Una vez hecho esto, el objetivo es dedicar una tarde (o mañana) entera a hacer la comida de los siguientes días.

Hay mucha gente que por ejemplo cocina el domingo las comidas de toda la semana. Es una buena opción, pero quizás el sábado siguiente la comida no esté tan buena, o no tienes el suficiente espacio en el frigo para guardar los tuppers.

Por ello, mi opción favorita es la de establecer dos espacios de tiempo a la semana para hacer las comidas.

En mi caso, son los martes por la tarde y los sábados por la mañana. El martes hago la comida para esa noche, miércoles, jueves y viernes, y el sábado la hago para sábado, domingo, lunes y el almuerzo del martes. Así, es más complicado que la comida se ponga mala y no hay acumulación de comida en el frigo.

De esta forma, podrás optimizar todos los recursos de los que dispones. Mientras que coces el arroz que vas a comer el miércoles, puedes ir poniendo el horno para hacer el pollo que cenarás el jueves, mientras que vas cortando las verduras para el pisto del viernes. Además, puedes hacer más cantidad para cenar el viernes lo mismo que almorzaste el miércoles, por ejemplo.

¿Cómo conservar bien la comida?

El principal obstáculo de planificar la comida con varios días de antelación es tener que conservarla sin que esta pierda calidad.

Una buena opción es congelar la comida de los días más lejanos, y dejar en el frigorífico la de los días más próximos.

Por ello, la elección del envase en el que guardemos esa comida es una decisión importante, pues afectará bastante en la calidad de esos alimentamos.

Generalmente guardamos la comida en envases como tuppers. Los encontramos de varios tipos, pero los mejores para una mejor conservación son lo de cristal, en detrimento de los de plástico. A pesar de que te costarán algo más, esa diferencia de precio merece la pena.

los envases, clave para guardar la comida

Además, si queremos llevar comida al trabajo u otro sitio para comer fuera, estos envases deben cumplir otros requisitos, como que se puedan calentar sin problemas en un microondas.

En ese caso, recomiendo este pack de dos tuppers + cubiertos de acero inoxidable para llevar de la marca Lekue. Es un recipiente totalmente hermético que conserva perfectamente los alimentos y que puedes llevar a donde quieras. Incluye un pequeño espacio para que puedas guardar los cubiertos y una servilleta. Y permite la opción de poderlos calentar en el microondas.

Os aseguro que la comida no pierde calidad, e incluso puede estar más buena dos días después que el mismo día que se hace.

No toda la comida se puede planificar

No obstante, si bien es cierto que hay muchas comidas que no pierden calidad de un día a otro, hay otras que es más conveniente hacer en el mismo momento en que se comen, como una ensalada o una pizza casera.

La clave reside en planificar las comidas para aquellos momentos en los que tienes menos tiempo.

Por ejemplo, si trabajas a jornada completa hasta las 7 de la tarde, tendrás que comer fuera. En lugar de ir a un restaurante donde pagarás bastante más por la comida y esta será menos sana, prepárate tú la comida. Haz una planificación de comidas para 5 almuerzos. Y para la cena puedes comer cosas más frescas que se puedan hacer al momento.

Si los fines de semana te gusta hacer comidas para toda la familia, como una buena paella o una barbacoa, haz la planificación solo para los días de diario. Adapta tus circunstancias y preferencias a la planificación.

El objetivo no es tener todas la comidas de una semana hechas en un solo día, sino aprovechar el tiempo lo máximo posible.

Otras ventajas de una buena planificación

Además del ahorro en tiempo, una buena planificación de comidas nos reporta otra serie de ventajas en cuestión de salud y dinero.

La ventaja en salud es indiscutible. La comida casera siempre será mejor que la que comamos fuera o ya compremos hecha en el supermercado.

Además, si vamos aprendiendo nuevas recetas podremos tener una alimentación más variada.

Por otro lado, el hecho de establecer una planificación semanal de comidas hace que sea más difícil caer en la tentación de comer o cenar fuera, que suele ser una opción más cara y normalmente de peor calidad. Principalmente en personas más jóvenes, que tienen mayor propensión en ir a restaurantes de comida rápida.

Y una última ventaja es para tu salud mental. El hecho de tener todo planificado hace que no nos tengamos que comer la cabeza para pensar en qué comer. Solo nos la tenemos que comer una vez a la semana.

Estos son todos los trucos que tenemos para ahorrar tiempo y dinero en comida. Si te ha gustado, no dudes en compartirlo en tus redes sociales. Y tú, ¿qué trucos utilizas para ahorrar en comida? Déjanoslo en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *