¿Cómo invertir en Bolsa?

La Bolsa es, históricamente, la inversión más rentable de todas. Ningún otro activo ha tenido una rentabilidad superior en los últimos 200 años.

En concreto, la rentabilidad de la bolsa es de un 6,7% anual, en términos reales. Es decir, sin tener en cuenta la inflación.

Sin embargo, podemos operar en bolsa de muy diferentes maneras. Dependiendo de cómo intervengamos podremos tener una rentabilidad superior o inferior a la rentabilidad del mercado.

Las personas que están ajenas al mundo de la inversión se imaginan que los grandes inversores son aquellos que están todo el día pendientes de las noticias del mercado, y comprando y vendiendo valores cada hora.

Esa es la concepción que mucha gente tiene, derivado entre otras cosas de películas u noticias en los que vemos a gente gritando y haciendo transacciones cada poco tiempo.

Pero como suele suceder muchas veces, una cosa son las películas, y otra es la realidad.

En realidad, la inversión es un proceso calmado y con una visión de largo plazo.

Las acciones son partes de empresas, no papeles

Invertir en acciones no es apostar por un papel que piensas que puede subir de valor. No.

Invertir es apostar por empresas. Las acciones son partes de una empresa, por lo que si inviertes en una acción lo que haces es apostar por un futuro positivo de esa empresa.

Por ello, lo que hacen los grandes inversores es evaluar las empresas. Estudian cuál es el valor que aportan en el mercado, su posición estratégica, su visión, sus planes para el futuro y sus cuentas. Toda esta información es pública y está auditada, por lo que te puedes fiar de ello (con excepciones de grandes fraudes).

En función de este análisis, determinarán un precio objetivo para la empresa. Y solo cuando hayan determinado ese valor objetivo, miran cuál es el precio de mercado.

Si este es inferior al que han calculado, las acciones están infravaloradas, y es una buena opción para comprar. Si en cambio el precio es superior al calculado, las acciones están sobrevaloradas, y no interesa meterse en este momento.

¿Qué es el trading?

Hay otra clase de agentes que son los traders. Los traders son aquellos que especulan con las acciones.

Muchas veces no saben ni cuál es la empresa en la que están invirtiendo ni cuál es el valor que aportan al mercado. Para ellos las acciones son unos papeles que van cambiando de valor según lo que hacen otros agentes.

Invierten siguiendo unos gráficos que muestran como se han comportado las acciones en el pasado (no la empresa), y a partir de él, deducen cómo lo hará en el futuro.

el trading no es una buena estrategia para invertir en bolsa

Los gráficos son el único material en el que se apoyan. No se sirven de datos de la empresa ni nada por el estilo. Apuestan por un futuro comportamiento en función de comportamientos del pasado, por lo que se la juegan al 50/50. Unas veces ganan y otras veces pierden.

Realmente, la diferencia entre el trading y una apuesta cualquiera es prácticamente inexistente.

¿Por qué el trading no es una buena estrategia?

Pero lo peor no es esto, porque ganar un 50% de las veces puede estar bien. Lo que no tenemos en cuenta son los costes indirectos derivados de la operativa en bolsa.

Debes saber que por cada operación que realices, sea de compra o de venta, tendrás que pagar una comisión a tu bróker, que puede comerse gran parte de tu rentabilidad conseguida. Por ello, si estás constantemente comprando y vendiendo acciones, la rentabilidad que consigas se será muy inferior.

Además, en el caso de que tengas una ganancia, tendrás que tributar por esa ganancia obtenida. Por lo que al final, la ganancia que hayas obtenido (si has tenido suerte y la has conseguido), se te quedará en una cuantía muy baja.

Y claro, luego vuelves a invertir de nuevo y vuelves al 50/50. Igual lo poco que has ganado en tu primera operación lo pierdes en la segunda.

Hay estudios que indican que el 98% de los traders pierden dinero a largo plazo. Como ves, no es una estrategia de inversión muy inteligente.

Solo hay que fijarse en los traders más ricos del mundo de la revista Forbes.

Ah no.

Que no hay ninguno.

Ninguna persona que utilice estas técnicas aparece entre los más ricos del mundo. Y eso que muchos de ellos prometen rentabilidades anuales de más del 100% anual. ¡Una locura!

En cambio, los grandes inversores que van a largo plazo aparecen en las primeras posiciones. ¿Por qué será?

Los profesionales del trading no consiguen dinero de sus operaciones. Los consiguen de cursos que hacen “enseñando” (engañando) a la gente a operar, o de comisiones que reciben de brokers por promocionar sus servicios.

Invertir a largo plazo es la estrategia más sensata

Dicho esto, debemos concluir que la inversión racional y de largo plazo es la única estrategia que de verdad funciona en Bolsa.

Si no eres una persona que tenga conocimiento empresarial o no quieres analizar empresas, no te preocupes. Existen otras alternativas bastante buenas.

La primera de ellas es dejar que sea un profesional el que haga tus inversiones por ti. Un profesional que tenga los mismos intereses que tú, es decir, que quiera ganar dinero con la Bolsa. No un profesional que solo gane en las comisiones que te cobra.

Los fondos de inversión son el vehículo adecuado en este caso, aunque no todos. Es bueno fijarse si los gestores de ese fondo se están jugando su propio dinero en él o no. Si no es así, mejor no entres. No son de fiar.

Ese profesional pondrá tu dinero en aquellas empresa que él considere que lo van a hacer mejor en el futuro. Su labor es la de estudiar las compañías y elegir las que considera que lo van a hacer mejor.

Los fondos indexados, la mejor opción

Pero otra alternativa mejor si cabe son los fondos de gestión pasiva, o fondos indexados. En este caso, no es un profesional el que gestiona tus inversiones, sino que es un proceso automatizado.

Los fondos indexados replican el comportamiento de un índice, como el IBEX 35 español o el SP500 estadounidense. La ventaja de este vehículo es que no tendrás que pagar comisiones de gestión, ya que no hay nadie que se encargue de elegir las inversiones.

Aunque no lo tengas es cuenta a la hora de comparar fondos, las comisiones se llevan una gran parte de tu rentabilidad como inversor. Tanta que al final la gran mayoría de los fondos activos (más del 90%) no superan a su índice de referencia. Estos datos no me los invento, están sacados del excelente libro de John Bogle, El pequeño libro para invertir con sentido común. Muy recomendable para los que empiezan a invertir en Bolsa.

¿En qué se diferencia esto del trading?

¿Y no es esto una fórmula para invertir en empresas sin saber en qué estás invirtiendo? ¿En qué se diferencia esto del trading?

Lo que tenemos que tener en cuenta aquí es un concepto muy importante, que es el largo plazo.

Recuerda que con el trading lo que se busca es obtener rentabilidades a corto plazo haciendo operaciones rápidas, incluso dentro del mismo día. En cambio, con los fondos indexados buscamos una rentabilidad más a largo plazo, de años incluso. A largo plazo se eliminan los acontecimientos sorpresa, se reduce la variabilidad de los sucesos.

Dicho esto, los fondos indexados también presentan riesgos. Si hubieses invertido en el IBEX 35 los últimos años habrías tenido un rendimiento negativo. Es decir, que para elegir fondos indexados, también tienes que hacer una evaluación previa.

No debes invertir en ningún activo sin conocer de forma previa en qué estás invirtiendo. Esa es la conclusión principal que debemos de sacar de esta lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *