¿Qué es lo que te da felicidad?

El sentido de la vida es hacer lo que te hace feliz y eliminar todo lo demás. ¿Para qué preocuparnos entonces de cosas mundanas que no nos ayudan a ser feliz, como tener una casa más grande o tener dos coches?

Vamos a centrarnos en lo que realmente nos aporta felicidad, y dejar todo lo demás en un segundo plano.

Pero claro, nos ponemos a pensar y tampoco se nos ocurren de primeras muchas cosas que nos hacen felices. Muchos tienen tan poco tiempo libre disponible que no saben realmente lo que les hace felices.

Si nos fijamos un poco, las cosas más simples son las que nos hacen más felices, como un paseo en la playa o una quedada con los amigos. Necesitamos poco para ser felices.

No obstante, estos deseos se quedan en muchas ocasiones sin definir, o más bien dicho, sin concretar. Nos hace felices estar rodeado de amigos, pero si no hay algún motivo concreto que nos impulse a llamarlos, no lo hacemos.

A continuación, vemos unos trucos que nos pueden ayudar a determinar qué nos hace realmente felices.

¿Qué es la felicidad?

La felicidad es un concepto muy subjetivo, pues depende de cada persona. Pero podemos ver la felicidad como todo aquello que genera efectos positivos a largo plazo.

felicidad

Quizás comer una palmera de chocolate te aporte una felicidad durante un momento, pero ese estado positivo solo durará unos minutos, y seguramente tenga unos efectos negativos posteriores más duraderos.

Realmente, la felicidad consiste en hacer lo que más te gusta hacer la mayor parte de tu tiempo.

Hay gente que dice ser feliz por tener una pareja que le quiere, pero luego solo pasa con ella dos horas porque trabaja en algo que no le gusta el resto del día. Es decir, de las 16 horas aprovechables del día (quitando las 8 horas de sueño), tan solo en 2 horas es feliz. Para mí, eso no es felicidad.

¿De qué te sirve trabajar 50 horas a la semana, si cuando llegas a casa lo único que quieres hacer es echarte en el sofá y ver la tele, y solo haces lo que te hace feliz los fines de semana y en vacaciones?

¿Acaso no estarás esperando a la jubilación para hacer lo que realmente te gustaría hacer ahora, como viajar, estar más tiempo con tus hijos o tomar una cerveza con los amigos?

El tiempo no es ilimitado. Si supiésemos que estamos en nuestros últimos meses de vida, actuaríamos de otra forma. Steve Jobs, fundador de Apple, dijo en su día que “recordar que vas a morir es la mejor manera que conozco para evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder”. Haz lo que realmente te gusta ahora, no esperes más.

Valora tu tiempo y tu dinero

De forma muy simplificada, podemos resumir nuestra vida dividiéndola en dos: trabajar (obtener dinero) y vivir (gastar dinero).

Si queremos ser felices, tenemos que serlo en ambos aspectos. Eso significa trabajar en algo que te gusta, y hacer lo que te gusta en el horario fuera del trabajo.

Si trabajas en algo que no te gusta, empieza a plantearte buscar otro trabajo u otra forma de generar ingresos que no sea la actual. Piensa en todo lo que te gusta hacer y se te dé bien y las formas que tienes en monetizar esos conocimientos o habilidades.

Centrándonos en lo que haces fuera de tu horario laboral, tienes tantas opciones como quieras. Gran parte de tu felicidad dependerá de lo que hagas en esas horas. Es decir, gran parte de tu felicidad dependerá de en qué gastas tu dinero y tu tiempo.

Piensa en cuáles son tus sueños, en aquellas cosas que siempre has querido hacer. ¿Las estás haciendo ahora o estás en camino de conseguirlas? Si no es así, no estás gestionando tu tiempo y tu dinero en las cosas que te importan.

¿Cuáles son tus objetivos? Reflexiona

El problema es que muchas veces no sabemos qué es lo que verdaderamente queremos hacer, no nos paramos a pensar en ello.

La mayoría de las personas tenemos establecida una rutina que nos mantiene ocupados todas las horas del día. Parecemos un robot. Cada día es muy parecido al anterior, y muchos nos limitados a sobrevivir haciendo lo de siempre.

¿Alguna vez te has parado a pensar qué quieres hacer, más allá de lo que debes hacer? ¿De verdad el tiempo libre que tienes lo quieres destinar a estar metido en las redes sociales y ver Netflix?

Es hora de que establezcas un tiempo diario a reflexionar sobre lo que quieres hacer, establecerte objetivos y controlar cada día que los cumples.

Por ejemplo, si tu objetivo a largo plazo es leer 20 libros al año, destina media hora diaria a leer. O si tu objetivo es aprender a jugar al ajedrez, destina media hora al día a practicarlo.

El tiempo de reflexión diaria es super importante. Yo siempre destino una media hora antes de acostarme para ver qué objetivos he cumplido y qué objetivos debo cumplir el día siguiente. Establece objetivos a corto, medio y largo plazo.

De esta forma, tú tendrás en tu mano la decisión de hacer lo que realmente quieres. Tu, tú, tú, y solamente tú.

El tiempo pasa muy rápido, y lo peor que podemos hacer es malgastarlo.

Haz lo que realmente te gusta hacer en aquellas horas “libres” que tienes durante el día, no rellenes las horas.

Da valor al dinero

Pero no solo malgastamos nuestro tiempo, sino también nuestro dinero.

Quitando los gastos básicos que debes asumir cada mes (comida, suministros, etc.) tienes total disponibilidad sobre tu dinero. Lo más racional es gastarlo en aquellas cosas que te aportan felicidad.

Hay una forma muy rápida de dar valor al dinero. Coge tu sueldo mensual y divídelo entre las horas que pasas al mes trabajando. Incluye en esta cuenta las horas que destinas para ir al trabajo.

Por ejemplo, una persona que gana 2.000 euros al mes y trabaja 8 horas al día, más 1 hora para ir a trabajar y otra hora para volver. En total, 10 horas al día, que equivalen a 50 horas a la semana, y que equivalen aproximadamente a 200 horas al mes. Si dividimos esos 2.000 euros entre las 200 horas, estaremos cobrando unos 10 euros por hora.

tiempo y dinero

Teniendo eso en cuenta, podremos ver si sacrificaríamos horas de trabajo por adquirir algo.

¿Preferirías irte del trabajo tres horas antes, o quedarte esas 3 horas y comprarte una sudadera por 30 euros? ¿Te quedarías 5 horas más trabajando para ir a ese concierto de 50 euros?

Quizás este método de dar valor al dinero te haga cambiar de opinión sobre la compra de algunas cosas.

Es importante dar valor al dinero. Realmente, compras cosas mediante tiempo, no dinero. ¿Preferirías estar esas 3 horas trabajando para tener esa sudadera, o estar en otro sitio y no tenerla?

Compra solo lo necesario

Actualmente, tenemos muchas cosas materiales que ni siquiera usamos.

Compramos cosas por comprar cuando no las necesitamos o no nos aportan felicidad, cuando podríamos destinar ese dinero en cosas más valiosas, o simplemente trabajando menos horas y vivir una vida más sencilla.

Por ello te lanzo las siguientes preguntas:

  • ¿Es necesario tener una casa grande para ser feliz?
  • ¿De verdad necesitas tener una televisión en cada estancia de tu casa para ser feliz?
  • ¿Tienes que comprarte un móvil cada año para ser feliz?
  • ¿Te compensa tener un coche caro cuando uno más barato te ofrece las mismas prestaciones?
  • ¿Es necesario tener 3 armarios llenos de ropa, de la cual la mitad no sabes ni que existe para ser feliz?

Estas son algunas de las preguntas que podrías hacerte para ver si gastas el dinero que ganas en lo que realmente quieres.

Cumple tus sueños…

Ahora piensa en cuál es tu sueño desde que eras más joven, algo que siempre has querido hacer.

Yo por ejemplo soy muy futbolero, y siempre he querido ir a Anfield a ver un partido en directo allí. Miro en la web del Liverpool y una entrada normal no cuesta más de 50 libras, lo mismo que el último jersey que me compré, que quizás me lo ponga 2 veces en los próximos 3 meses.

cumple tus sueños

Si comparo una cosa y otra, de lejos creo que me hubiese producido más felicidad ir a ver ese partido que llevar puesto ese jersey, máxime cuando tengo 3 muy parecidos que apenas me pongo.

Lo que quiero decir con esto, es que el dinero se puede gestionar de muchas formas, pero yo prefiero destinar la mayor parte del dinero en hacer cosas que me hagan feliz, y no en acumular cosas que apenas me generan satisfacción.

… Pero piensa también en el futuro

Debes disfrutar de la vida ahora, pero también pensar a largo plazo.

Llegará un momento en tu vida en que tendrás más dificultad para generar ingresos, y tal y como está el futuro de las pensiones, no te recomiendo en que confíes cobrar mucho mediante esta prestación.

El ahorro personal es clave para llegar a esta edad con un buen colchón.

Por ello, una vez cubierto los gastos básicos, lo primero que debes hacer es destinar una parte de tu sueldo en ahorrarlo e invertirlo para generar rendimientos que a largo plazo te den para vivir cuando ya no puedas o quieras generar ingresos por ti mismo.

Reduce tu tiempo y dinero en cosas que no te generen beneficios

Para vivir la vida que tú quieres, hay que pararse un tiempo a reflexionar que es lo que realmente quieres.

Una vez que lo has identificado, haz todo lo posible para cumplirlo. Elimina todo aquello que te hace perder tiempo y dinero, y céntrate en lo que te da felicidad.

El objetivo de esta página es ayudarte a reducir el dinero y el tiempo que inviertes en aquellas cosas que menos te gustan hacer, o que apenas te generan valor, para de este modo tener el máximo tiempo y dinero posible para alcanzar los objetivos que te establezcas.

Este blog no va sobre conformarse con ganar menos dinero a cambio de más tiempo libre. Ganar dinero está bien y no hay ningún problema en querer ganar más.

De hecho, los estudios realizados para ver la relación entre felicidad y dinero muestran que existe relación directa entre felicidad y dinero hasta llegar a ingresos de 60.000 euros al año.

Una vez que llegamos a esa cifra, valoramos más otras cosas.

El problema no está en cuánto dinero ganamos, sino en qué lo gastamos. Después del esfuerzo que supone ganar dinero, no lo despilfarremos en cosas inútiles.

Al final, el objetivo de trabajar y conseguir dinero es poder llevar la vida que queremos, la vida que nos hace feliz. Cada persona tiene un objetivo distinto en la vida, y gastará el dinero que gane y su tiempo en cumplir esos objetivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *