El minimalismo en la ropa

¿Te has parado a pensar algún día cuánta de la ropa que tienes en el armario utilizas? Si no es el caso, te encomiendo que lo hagas.

Abre tu armario y mira qué prendas has utilizado en los últimos meses. Es más que probable que haya muchas prendas que ni recordabas que tenías.

el minimalismo en tu ropa

Y es también muy posible que en las próximas rebajas te compres dos o tres prendas que en un año ni recordarás que tienes.

Realmente, ¿cuánta ropa necesitas? Veamos cómo funciona el minimalismo en la ropa.

El reto del minimalismo en tu ropa

En 2010, se hizo viral un reto lanzado por la bloguera Courtney, en la que en su blog BeMoreWithLess hizo el reto de vestirse durante 3 meses con solo 33 prendas y accesorios.

Durante esos 3 meses estuvo yendo a su trabajo combinando esas prendas y accesorios, y ninguno de los trabajadores se dio cuenta de que iba con la misma ropa.

Tras lanzar el reto, mucha gente siguió sus consejos, y el resultado fue el mismo. ¡Nadie reconocía que estaban usando la misma ropa!

Es decir, podemos vivir con tan solo 33 prendas y combinarlas para llevar cada día un outfit diferente. Así conseguiremos tener el armario más vacío y tener espacio para otras cosas.

Es cierto que durante el año tenemos climatologías muy diferentes, según el lugar en el que vivamos.

Pero básicamente diferenciamos entre temporada de frío y de calor, con lo que podemos añadir una serie de prendas más cuando llegue el invierno y ya está. Digamos que podemos vivir con 40 prendas y accesorios al año.

Mi lista de la ropa

Hagamos una lista a ver si es posible, en este caso para ropa de hombre, aunque para mujer es igual de sencillo:

  • Un traje para ocasiones especiales: chaqueta y pantalón
  • 3 camisas
  • 2 camisas manga corta
  • 2 polos
  • 5 camisetas
  • 2 pantalones vaqueros
  • Unos pantalones chinos
  • 2 pantalones de chándal
  • 3 pantalones cortos
  • 2 jerseys
  • 2 sudaderas
  • 1 abrigo
  • 2 bañadores
  • Unos zapatos elegantes, otros casual, otros para hacer deporte y unas chanclas
  • Un reloj
  • Un gorro
  • Una bufanda
  • Unos guantes
  • Un cinturón
  • Una pulsera
  • Unas gafas de sol

En total me dan 40 prendas y accesorios, e incluso me sobran algunos. Aquí no incluimos la ropa interior. Pero si hacemos una colada cada semana, añadimos 7 calzoncillos y 7 pares de calcetines.

Como ves, tienes ropa para ir elegante, para ir casual, para hacer deporte, para ir al campo o a la playa. Con 40 prendas tienes suficiente para vivir. Además, así podrás ponerte siempre la ropa que más te guste.

Cuando haya una prenda que se desgaste o te deje de gustar, cámbiala por una nueva. Pero hasta que no salga una prenda no puede entrar otra. Así que elige bien.

Seguramente, si te pones a pensar en lo que te pones diariamente, el 80% de la ropa que te pones se basa en el 20% de la ropa que tienes. Con lo cual, si te planteas una vida en la que vivir más con menos, es tu oportunidad de desechar esa ropa que nunca utilizas.

Podrás venderla por Wallapop u otras plataformas o donarla a gente que verdaderamente lo necesita. Además de optimizar tu armario, ayudarás a otras personas.

Elige ropa de múltiples usos

La clave aquí reside en utilizar ropa que puedas combinar fácilmente, o que puedas usar en situaciones diferentes.

Una camisa hawaina difícilmente se podrá utilizar en un contexto que no sea la playa o una fiesta. En cambio, una camiseta básica blanca podrás usarla en diferentes situaciones.

Los colores de la ropa son también un aspecto fundamental. Los colores más planos, como blanco, gris o negro son más fáciles de conjuntar que un rosa o un verde. Tener en tu armario ropa más básica te dará muchas opciones.

También puedes tener prendas más atrevidas, de lo contrario tendrías un vestuario muy aburrido. Pero sin abusar.

colores básicos, la mejor opción

En tu armario deben abundar prendas de colores más oscuros o neutros. Los tonos del blanco al negro son una excelente opción. Los azules no desentonan tampoco, e incluso los marrones pueden ser bastante conjuntables.

Hay prendas que nunca pasan de moda: pantalones vaqueros, camisas básicas, polos… En la simpleza está la virtud e incluso la elegancia.

Igualmente podemos decir para mujeres. Los vestidos, las faldas, los tops… La clave está en mantener en tu armario ropa básica y fácil de conjuntar. A partir de ahí podrás hacer todas las combinaciones que quieras.

Lo que no queremos es un armario lleno de ropa que no recordábamos ni que existía. El desorden es algo que debemos de evitar para mantener una vida minimalista.

Ocasiones especiales: alquila en lugar de comprar

Muchas veces, el exceso de ropa que tenemos en nuestro armario se debe a que tenemos mucha ropa para ocasiones especiales, y que quizás solo nos ponemos una o dos veces.

Piensa en el vestido para una boda, por ejemplo. Quizás te compres un vestido y no lo vuelvas a utilizar nunca más, porque no vuelves a tener una ocasión tan especial para llevarlo. Y si tienes otra celebración, no vas a repetir vestido, por lo que compras otro. Y así vas acumulando hasta que llenas el armario, y necesitas más hueco en la casa para meter más ropa.

Como decíamos antes, seguramente utilices el 20% de tu ropa para el 80% de las ocasiones. Tenemos zonas de nuestro armario más abandonadas que el cuarto árbitro de un partido de fútbol. Ahorra espacio y ropa para cosas más productivas.

Además, se produce la incongruencia de que cuanta más ropa tenemos, más dificultad tenemos en elegir qué nos queremos poner. Al tener tantas opciones nos bloqueamos.

Y cuanta más ropa distinta tenemos, más ropa necesitamos para poder conjuntarla. Es decir, más vamos de tiendas para encontrar el outfit perfecto.

Para la ropa que utilizamos para nuestro día a día, compra calidad. Adquiere ropa de buenos materiales, y que hayan sido fabricados siguiendo procedimientos sostenibles.

Para ocasiones especiales, paga por su uso. Alquila un traje si solo vas a utilizarlo una vez. Alquila si vas a una fiesta de disfraces. Ahorrarás en dinero y en espacio.

Resumen: el minimalismo en tu ropa

En definitiva, para llevar un estilo de vida minimalista, tenemos que desprendernos de los bienes materiales que nos aportan poco valor.

Podemos vivir perfectamente con menos prendas de ropa de las que tenemos. Elige aquella que más te gusta y que más usos les puedes dar, y despréndete del resto.

Si te ha gustado este post sobre el minimalismo en la ropa, no dudes en compartirlo en tus redes sociales.

Y tú, ¿cuántas prendas de ropa tienes en tu armario? Te leemos en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *